Flan cremoso de calabaza ¡Sin apenas sabor a huevo!

lunes, septiembre 30, 2019
Flan cremoso de calabaza y leche condensada

¿No os vuelve locos el flan? En mi casa les encanta, no aguanta ni un día en la nevera de lo que les gusta. Me encanta hacerlos de todos los sabores que se puedan imaginar: queso, dulce de leche, tres leches... ¡Y en esta ocasión ha tocado de calabaza!
Llevaba semanas queriendo hacer un postre con calabaza, pues en otoño tengo siempre un antojo increíble de cocinar con calabazas, así que este año hemos elegido hacer un flan cremoso de calabaza, que está para chuparse los dedos.

Lo mejor es que la calabaza, aparte de aportarle mucho color, le da un toque suave, que rebaja el sabor a huevo; ya que no a todos nos gusta el sabor a huevo. Así que con apenas unos pocos ingredientes obtenemos un delicioso y cremoso flan con el que todos nuestros invitados nos harán la ola.

flanes de calabaza y nata


¿Te apuntas a probarlo? ¡Y apara que no te pierdas nada, aquí te dejo el vídeo donde te enseño a hacer este flan de calabaza, con un delicioso y suave caramelo casero.




Ingredientes:
  • 350 gr de calabaza
  • 1 lata pequeña de leche condensada de 370gr.
  • 5 huevos
  • 1 "lata" de leche entera
  • 1 "lata" de nata o crema de leche
  • 1 rama de canela
  • Piel de naranja
  • Nata montada o crema batida para acompañar(Opcional)
  • 1 taza de azúcar
  • 1/4 de taza de agua
  • 1 chorrito de limón


Preparación:

Nuestro primer paso es cortar a dados la calabaza y cocinarla, a mi me gusta al vapor porque así evitamos el exceso de agua, aunque podemos hacerla también al horno, o incluso al microondas y quitar el exceso de agua.

Una vez tierna la calabaza, añadirla al vaso de la licuadora junto con la leche condensada y batir hasta que se forme un batido de calabaza.

Por otro lado vamos a usar la lata de leche condensada vacía, y vamos a poner en un cazo, una medida de leche entera, y otra media de nata o crema de leche. Poner el cazo al fuego y agregar una rama de canela y un poco de piel de naranja, sin el blanco.
Cocinar la mezcla a fuego medio-bajo para que se infusione sin que este llegue a hervir. 
Si queremos que tome mas sabor, apagar y dejar reposar 15 minutos.

Una vez infusionada la mezcla, verterla en la licuadora junto con los 5 huevos, y batir a baja velocidad, para que no cree demasiado aire ni espuma.  Una vez bien integrada toda la mezcla, reservar mientras preparamos el caramelo casero.

En un cazo agregar  el azúcar, el agua , y el chorrito de limón. Ahora vamos a inclinar el cazo mientras lo tenemos a fuego medio. No debemos nunca remover con una cuchara o podría cristalizarse. Cocinar el caramelo hasta que pase a ser un almíbar, y este almíbar comience a cambiar de color y ponerse los bordes dorados. Apagar el fuego y cuando deje de burbujear comprobar si ha adquirido tonalidad dorada o color caramelo. No hay que pasarse porque si lo tenemos demasiado al fuego , el azúcar podría quemarse y amargar el caramelo.

Ahora, con la velocidad del correcaminos escapando del coyote, vamos a verter el caramelo en nuestros moldes e ir inclinandolos para que se bañe de caramelo la base de nuestros moldes. Bueno, bueno, no hace falta que os deis tanta prisa, si se os espesa demasiado el caramelo , y os cuesta trabajarlo, podéis volver a calentar el caramelo.

Cuando ya tenemos los moldes bañados en caramelo solo nos queda verter la mezcla, con cuidado, con ayuda de una cuchara, para que no caiga tan bruscamente. Una vez rellenados los moldes, poner en la bandeja del horno, o en bandejas hondas, para poder agregarles agua caliente y cocinarlos al baño maria. Verter el agua bien caliente en las bandejas y meter dentro del horno, que habremos precalentado a 160ºC o 320ºF.

El tiempo de horno dependerá de cada horno y del tamaño de los moldes, en mi caso fueron 50 minutos para el molde grande y 20-30 minutos para las tarrinas. En todo caso, ante la duda, cuando comiencen a tomar color doradito, los pinchamos con un palillo, y si sale limpio es que ya están listos.

Una vez horneados nuestros flanes los dejamos templar, y cuando ya estén templados los metemos en la nevera sin tapar (Al menos hasta que estén completamente fríos, para que no suelten vapor ni agua).  4 6 horas tocan bastar para que estén bien fríos, aunque a mi me gusta dejarlos de un día para otro.

Para desmoldar los flanes simplemente debemos remojar la base en una bandeja con un poco de agua caliente unos 20-30 segundos, después pasar una paleta o cuchillo por los lados, y volcar con ayuda de un plato,como si fuese una tortilla de patatas. 

¡Ya tenemos nuestros flanes listos! Opcionalmente podemos decorarlos con un poco de nata, canela y una pizca de nuez moscada. 

flan cremoso de calabaza sin apenas sabor a huevo

¡O podemos comerlos así tal cual, de todas las formas estarán deliciosos! 

trozo de flan de calabaza

¿Te apuntas a probarlos? 
Espero que te haya gustado esta receta, recuerda que nos vemos muy prontito con otra rica y deliciosa receta

* Más recetas deliciosas *

0 comentarios

¡Ya sabeís que me encanta leer vuestras opiniones así que no os corteís!

Colaboro con

Que Recetas

Colaboro con